¿Primera vez con una dominatrix? Esto es lo que necesita usted saber.
Lea el consejo de Alice Little, una trabajadora sexual y educadora legal, acerca de relacionarse con una dominatriz profesional por primera vez, de la edición de junio de 2019 de ASN.

Hola a todos. Soy Alice Little, una trabajadora sexual legal y educadora, estoy aquí para ayudar a responder algunas de las preguntas candentes que las personas tienen sobre relacionarse con una dominatriz profesional por primera vez.


Las dominatrices y las trabajadoras sexuales dominatrices que trabajan en una profesión única, pueden ser diferentes y también parecidas. Como alguien que hace ambas cosas, puedo dar una idea sobre el tema.

Como trabajadoras sexuales, las dominatrices operan fuera de las definiciones actuales de la sociedad de lo que es tradicional y enfrentan un estigma profesional. Enfrentar ese estigma significa que las personas en esta profesión a menudo son de mente abierta, empáticas y capaces de hacerlo sentir cómodo desde el principio. Por lo tanto, ¡No permita que sus nervios se interpongan en la búsqueda de una experiencia que podría cambiarle la vida! Tanto las dominatrices como las trabajadoras sexuales, brindan servicios que van mucho más allá de lo fisiológico. Mucho de lo que yo hago no es sexual, las partes principales de mi trabajo son emocionales, psicológicas o intelectuales. La parte sexual de la trabajadora sexual es significativa, pero no la más significativa. Las habilidades que las personas en mi línea de trabajo a menudo aprovechan al máximo, incluyen intuición, creatividad, antecedentes y como educadora sexual, la improvisación y la capacidad de tranquilizar a las personas y fomentar una comunicación transparente. Algunas veces, actuamos como instructoras de vida que ayudan a las personas a tener una visión clara de lo que desean, ya sea un descenso rápido al subespacio o la capacidad de expresar con presición lo que anhean en el dormitorio. Las personas que interpretan el trabajo sexual como algo parecido a acostarse de espaldas y pensar en Inglaterra, malinterpretan enormemente la habilidad que ello implica.


Lo que obtendrá con una Dominatrix:


Aunque la experiencia bien puede ser sexual, las dominatrices no siempre son trabajadoras sexuales legales y como tales, no brindan experiencias sexuales tradicionales como el coito, el sexo oral y demás prácticas. Pedir esos servicios sexuales convencionales que la dominatriz no puede proporcionar de manera legal, puede realmente arruinar el estado de ánimo y  poner freno a su tiempo juntos.

Mucha gente considera que la idea de ser azotada por alguien con un vestido revelador (Si así es como la dominatriz elige vestirse) es increíblemente sexual. Para algunos de los que están interesados en estar con una dominatriz, el dolor es una liberación emocional,  para otros, el dolor es un placer. Dependiendo de lo que le interese al cliente, la satisfacción de un fetiche puede sentirse tan bien o mejor que el sexo. Ya sea que sea sexual para usted o no, cualquier dominatriz que valga la pena ,puede inducirlo a una increíble fiebre de endorfinas que a veces puede sentirse como una experiencia fuera del cuerpo. Es una verdadera fiesta para los sentidos y quizás mejor descrita como una experiencia tremendamente sensual.

Durante su presentación con una dominatriz, asegúrese de describir lo que ya sabe que desea. Mantenga su mente abierta, puede haber algunas experiencias que no tenía idea que disfrutaría y que su dominatriz puede identificar en el camino. Además, mencione cualquier actividad que esté fuera de contexto. La primera sesión funciona como investigación y desarrollo, con la dominatriz probando lo que funciona para usted y lo que no funciona. Las personas dominatrices, son expertas en identificar rápidamente actividades improductivas para llegar al fondo de lo que la persona sumisa desea en la sesión.

Dependiendo de cuán intensa se vuelva la sesión, el cuidado posterior puede variar de ligero a completo. A veces, un vaso de agua y una manta son todo lo que se necesita, otras veces un resumen de la experiencia y un masaje en la espalda pueden ser más adecuados. La dominatriz está ahí para garantizar que la fuerte caída de endorfinas y adrenalina no deje al cliente sintiéndose atribulado.


Lo que obtendrá de una trabajadora sexual:


Las trabajadoras sexuales legales pueden ofrecer servicios y experiencias sexuales, dentro de los límites legales del estado o país donde operan. Esto significa que puede usted tener sexo seguro de la forma que le parezca más atractiva, dependiendo de los límites estrictos individuales de la trabajadora sexual. Me identifico como un persona cambiante (Disfruto dominando y sometiendo) y también tengo una amplia experiencia como dominadora femenina. De hecho, la mayoría de mis clientes orientados a BDSM acuden a mí para recibir mis servicios de dominación, lo cual es posible que no haya adivinado debido a mi altura. (¡Solo mido 1.42 mts. ''!) Pero lo que me falta en estatura, se compensa con mi astucia. Me gusta meterme en la cabeza de mis clientes y hacerme cargo de sus pensamientos hasta que pierdan por completo el control. Tomar posesión del cuerpo y el placer de alguien, es emocionante y siempre es divertido llevar un novato a la perversión. Su idea completa del placer sexual, se abre a nuevas experiencias y sensaciones. También estoy capacitada en Shibari, por lo que mis clientes pueden beneficiarse de mis habilidades con la cuerda además de mi destreza de dominación, juntos creamos una sesión muy intensa.

Como soy una trabajadora sexual legal, podemos agregarle sexo al asunto. Para algunos clientes, esta es la manera perfecta de terminar nuestro tiempo juntos, para aquellos que simplemente quieren ser dominados, el sexo puede ser innecesario. La incorporación de la perversión en el sexo, puede ser un gran alivio del estrés para mis clientes sumisos, aunque ambos componentes no necesitan suceder simultáneamente para ser agradables.


Consejos para su primera vez:


Sea exageradamente honesto con sus expectativas en cuanto a su perversa experiencia. Decirle a la dominatriz cuanta experiencia tiene, esto lo mantiene seguro durante la primera sesión. Si le azotan y se encuentra yendo al subespacio (Un estado mental eufórico que los sumisos algunas veces experimentan durante una sesión particularmente placentera en la que pueden no estar completamente lúcidos), la dominatriz necesita saber que usted es nuevo. Después puede ajustar sus métodos para asegurarse de que no va a estar en una situación extraña que lo pudiera llevar a incomodarse. Si usted ha estado con una dominatriz una o dos veces, probablemente esté más consciente de que tanto le gustaría ser castigado.


El dos.


Use palabras seguras:
No importa lo que haya usted visto en las películas sobre las personas que renuncian a palabras seguras, no se deje llevar por esta práctica poco realista. ¡Identifique sus palabras seguras y úselas según sea necesario! El uso inteligente de palabras seguras, le da a la dominatriz una idea de lo que le gusta en comparación con lo que lo debilita y lo mantiene alejado de actividades que podrían desencadenar límites fuertes. La sesión será en general más provechosa y ambos se sentirán más cómodos. Además, confirme de que sus palabras seguras sean fáciles de recordar para que a mitad de la sesión no se preocupe por recordar "Sesquipedalian" o "Worcestershire". Las palabras deben ser algo que use con poca frecuencia para que se pronuncien accidentalmente.

Proporcione detalles:
Antes de reservar una sesión, asegúrese de estar familiarizado con lo que exactamente le gusta y lo que quiere. Profundice aún más y pregúntese por que le gustan o desea esas cosas. ¿Qué es lo que le gusta de eso? Cuando reconoce la motivación detrás de su interés y se lo comunica a la la dominatriz, le da las herramientas para que la sesión sea mucho más intensa. Como mencioné anteriormente, la psicología está más que un poco involucrada en este proceso.

Algunos ejemplos son:

  • ¿La idea de ser verbalmente degradado o humillado le excita más que la idea de ser azotado?
  • ¿Tiene una identidad como sumiso, como una mascota, un esclavo, un juguete o un buen chico?
  • ¿Qué combinación de castigo físico y dominación psicológica le parece más atractiva?
  • ¿Ha considerado escenarios específicos que le gustaría que ocurrieran, como castigos corporales, lamer botas, adorar o algún tipo de acto de servicio hacia la dominatriz en la que te gustaría participar?
  • ¿Está uated interesado en incluir juguetes o accesorios como cuerdas, esposas, vendas, mordazas u otro equipo específico que realmente mejoraría su experiencia?

Informe a su dominatriz antes de la sesión, obtendrá mucho más de su tiempo.

Revelar condiciones médicas relevantes:
Las condiciones médicas pueden afectar las actividades que disfruta con la dominatriz. Es esencial mencionar afecciones como problemas de presión arterial, diabetes o incluso una alergia al látex. ¡Tener una erupción cutánea con picazón va a distraer seriamente la diversión que está usted teniendo!


Los no hacer


No llegue tarde a su cita:
El tiempo es dinero y, en este caso, es tu dinero. Llegar tarde a su cita no solo es un error costoso, también muestra falta de respeto por el tiempo de su dominatriz. No es el mejor pie para comenzar, y puede provocar una sensación apresurada durante la experiencia.

No tengas miedo de hacer preguntas:
Dése permiso para hacer todas las preguntas que desee antes de comenzar. Antes de su primera sesión, es posible que tenga una preponderancia de preguntas, pero se sentirá mejor de tenerlas fuera del camino. Algunas dominatrices le permiten contactarlas antes de la sesión para aclarar cualquier confusión. Esta práctica asegurará que estés listo para cuando llegue el momento. Incluso puede tener algunas sugerencias sobre formas de pasar el tiempo que no se te habían ocurrido. Como ella es la experta, querrás
Considere estas sugerencias cuidadosamente.

No dejes que los nervios estropeen tu diversión:
Sentirse un poco nervioso antes de reservar con una dominatriz por primera vez es totalmente natural. Después de todo, el trabajo de la dominatriz es mantener la calma y controlar todo el rango de emociones que experimenta un cliente sumiso, y eso es vasto, variado y la mayoría de las veces incluye excitación nerviosa. Si se siente más que aprensivo, puede hacer algunas cosas para relajarse. Primero, escriba sus inquietudes. Si no mejoran por sí solos antes de su cita, comparta esa lista con la dominatriz para que ambos estén en la misma página. Luego, date cuenta de que tú eres quien tiene el control. Puede que te encuentres con una dominatriz intimidante, pero eres tú quien decidió que quieres este encuentro para ti. Usted inició esto y puede desconectarlo. Solo recuerde que cancelar puede significar arriesgar el interés de la dominatriz en trabajar con usted en el futuro, y puede perder su depósito. Por último, recuerde las razones por las que estaba interesado en primer lugar. Estás a punto de entrar en un nuevo universo sexual, y vale la pena celebrarlo.

Al final, solo tú puedes determinar si tu entusiasmo supera tus nervios. Es una decisión importante, así que hágalo con cuidado y elija una dominatriz en la que confíe.



Este artículo apareció originalmente en la edición de junio de 2019 de ASN Lifestyle Magazine .


ASN Entertainment, LLC

ASN Lifestyle Magazine es la ÚNICA publicación de este tipo que abarca todo el estilo de vida. Recopilamos lo mejor de lo mejor, el Quién es Quién en cada número. ¡Nuestro contenido proviene de swingers promedio, especialistas en su campo y doctorados! Nuestra revista abarca puntos de vista de todas las dimensiones y estamos orgullosos de ofrecer actitudes, eventos y recursos divertidos y sexys. Después de todo, se trata del estilo de vida.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo