Apuntarse Gratis Ahora

Sorpresa de cornudo del marido

SDC Member Story Amateur Erotica Cornudo Swingers Trío Juego de roles
SDC Member Story Amateur Erotica Cornudo Swingers Trío Juego de roles
Sorprendió a su pareja con una cita improvisada con uno de sus amigos, ¡y pasó de ser un sexy trío a un intercambio de juego de rol!

Uno de nuestros miembros de SDC envió la siguiente historia a nuestro concurso de escritura erótica “La aventura del cornudo más sexy”. Regístrate hoy mismo para hacernos llegar tu propia historia erótica para aficionados.

Pensaba en como podría complacer a mi compañero alfa con otra mujer. Sé que le encanta ser el centro de atención de dos vaginas. Cité a mi amiga unos 15 minutos antes de la hora programada en que mi pareja llegara a casa del trabajo. Cuando mi amiga llegó, me di cuenta que ya se había duchado y no perdí el tiempo en comenzar para que mi pareja nos encontrara jugando y se excitara.

Empecé justo cuando ella entró, la empujé contra la pared y comencé a besarla mientras mis manos se dirigían a su blusa y la subí por su pecho, después me alejé de su boca el tiempo suficiente para quitársela, la dejé en el suelo justo al lado de la puerta principal y bajé por su cuello hasta sus duros pezones, tomé uno de ellos en mi boca y comencé a pasar mi lengua alrededor de él, ella dejó escapar un gemido y en ese momento, escuché que se abría la puerta del garaje y entró mi pareja.


¡Está en casa!


¡Vaya, llegó temprano! Y está bien, entró y me encontró chupándole las tetas a mi amiga mientras su cabeza estaba echada hacia atrás con la cara hacia el techo. Ella disfrutaba que tomara sus pezones en mi boca y pasara mis dedos sobre ellos, ella no se dio cuenta de que él entró ya que estaba absorta en lo que yo le estaba haciendo y yo tampoco me detuve.

Mi pareja se fue a duchar de inmediato, yo mientras seguí bajando por su cuerpo, llegué a su vagina y dejé que mi lengua se moviera entre sus piernas, tenía muy buen sabor. Le separé las piernas para poder acceder mejor, fui al punto, quería saborear tanto de ella como pudiera mientras mi pareja se duchaba. Una vez que escuché que se cerraba la ducha, me levanté y fuimos al dormitorio.

Me acosté en la cama boca arriba con las piernas bien abiertas para darle a mi amiga acceso a mi dulce vagina, ella se inclinó con el trasero al aire y comenzó a chupar mis pezones, haciendo que mi espalda se arqueara y le diera más acceso a mi cuerpo. Escuché la puerta del baño abrirse, mi pareja salió para ver su culo al aire y chupar mis pezones. Su verga se puso dura al instante y una gran sonrisa cruzó su rostro, me miró y asentí con la cabeza para hacerle saber que estaba bien que él se uniera a nosotras, él fue detrás, a su culo y pasó el dedo por su vagina mojada. Ella gimió cuando él insertó su dedo lentamente y luego comenzó a moverlo hacia adentro y hacia afuera, yo al mismo tiempo gemí, ella lentamente bajó por mi estómago y comenzó a comerme la vagina.


Probándonos unos a otros.


En ese momento, mi pareja se acercó y puso su verga en mi boca para poder ver a mi amiga comerme la vagina mientras él también disfrutaba, se movía dentro y fuera de mi boca, llevándome hasta la base y provocando que me atragantara con su verga, él gimió cuando eso sucedió, “Así, cómele la vagina, eso se ve muy bien ”, dijo mientras la animaba a lamerlo más y más hasta que tuve un orgasmo en su lengua, después se quitó y la hizo acostarse boca arriba para poder saborear su dulce vagina. Me dijo que me sentara en su cara frente a él porque quería ver mi cara mientras levantaba la vista al comerla, yo hice lo que me dijeron.

Empecé a frotarle la cara mientras ella gemía en mi vagina por el placer que estaba recibiendo de mi pareja, su lengua se movía mientras lentamente introducía su dedo, lo escuché gemir por la sensación de lo apretada que estaba su vagina alrededor de su dedo, sabía que cuando deslizara su verga en esa vagina, lo aspiraría con fuerza. Mientras él tenía su orgasmo en su lengua, al mismo tiempo yo tuve un orgasmo en el mismo lugar.

Nos cambió de lugar, de modo que ahora él estaba acostado en la cama, era su turno para el placer de dos bocas. Entonces, mi amiga y yo comenzamos por su cuello, ambas sabíamos que le encantaba que le mordieran el cuello y vimos como eso hacía que su verga palpitara y se moviera de arriba a abajo. Luego bajamos para tomar cada uno de sus pezones en nuestras bocas y comenzamos a mover nuestras lenguas alrededor de ellos. Mientras tanto, nuestras manos recorrían su cuerpo sin tocar su verga, disfrutamos burlándonos de él, del momento en que complaceríamos su verga con nuestras bocas, él gemía de placer, entonces ambas comenzamos a bajar por su estómago.

Ella permitió que su lengua acariciara la punta de su verga, mientras yo me movía lentamente hacia sus bolas. Justo cuando estaba a punto de lamerlas, ella puso su verga hasta el fondo de su garganta, ella gimió por el poco de semen que había salido de la punta de su verga. Yo comencé a chupar sus bolas, tomando a ambas en mi boca mientras pasaba mis manos por sus muslos, me moví entre sus piernas y noté que ella movió su vagina sobre su cara para que él pudiera saborearla un poco más, luego se inclinó para llevarse la verga de nuevo a la boca mientras nos probábamos entre los tres.

Gemí en sus bolas por el placer que sabía que estaba recibiendo y dando, me excitaba mucho su satisfacción, luego lamí un lado de su verga mientras ella lamía del otro lado. Nos besamos en la punta de su verga para que nuestras lenguas pudieran girar a su alrededor, haciéndolo cada vez más intenso mientras seguíamos besándonos, después ambas bajamos por su verga hasta su base, haciéndolo gemir, ella tenía su vagina en su la cara, cuando la escuché venirse, se apartó de su rostro y se unió a mí en su verga, estábamos turnándonos para poner su verga dura en nuestras bocas y acariciarla cuando su pierna comenzó a temblar, sabíamos que estaba disfrutando de nuestras bocas. Mi amiga me susurró al oído: "¿Puedo cogerme a tu marido?", le dije:  "Sí, claro". Me pasé a una silla para poder verlos disfrutar el uno del otro y al mismo tiempo darles espacio para cambiar de posición. Él me miró y le dije: "diviértete", sonrió al darse cuenta de que ella iba a montar su dura verga.


Golpear todos los lugares correctos.


Ella se movió sobre él y colocó su verga justo en la entrada de su vagina y solo movió sus caderas, lo que a él excitaba cada vez más. Él gimió por el placer que estaba creando y por la verga deslizándose en la vagina. En ese momento, ella movió la verga directamente a su abertura y lentamente se movió, yo vi como el placer se notaba en su rostro desde su apretada vagina deslizándose lentamente hacia él. Gimió, ella comenzó a moverse hacia arriba y hacia abajo, dleitándolo con cada movimiento. Él comenzó a mover sus caderas, haciéndola gemir en cada embestida, él sabe bien como llegar a los lugares correctos, lo que la hizo llegar al orgasmo a los pocos segundos de que él moviera sus caderas al mismo tempo que ella. ¡Caramba, empapó la cama! Luego la giró sobre su estómago y deslizó su verga directamente en su vagina, me miró y dijo: "ven y siéntate en su cara" y lo hice.


Muy apretada y húmeda.


Mi vagina estaba mojada cuando me senté en su cara, ella se sumergió con su lengua y comenzó a lamer mi orgasmo, después pasó su lengua por mi clítoris. Yo me incliné hacia adelante y comencé a besar a mi pareja, lo cual me excitó mucho, yo lo besaba, él penetraba a mi amiga en su apretada vagina, mientras ella también me comía, tuve un orgasmo en ese momento en su cara. Ella se aseguró de chupar mis fluidos, sin desperdiciar una gota, luego me aparté de ella y comencé a chupar sus pezones. Mi pareja la cogió más fuerte, "Carajo, esta vagina está rica", dijo. "Muy apretada y húmeda ... ordeña mi semen, bebé". Ella gimió al escucharlo, miré su clítoris, estaba temblando; Me di cuenta de que estaba a punto de venirse sobre su verga dura. Entonces, justo cuando pensaba que se había venido, lo escuché decirle: "Eso es todo, vente en mi nena". Una vez que su orgasmo disminuyó, él la puso de perrito y lentamente deslizó su verga de nuevo en su vagina. "Carajo, estás muy apretada", le dijo otra vez.


Hora de ver el espectáculo.


Regresé a mi silla para ver el espectáculo, moví mis dedos sobre mi clítoris y comencé a acariciarme mientras disfrutaba viendo cuanto placer estaba dando y recibiendo de ella, estaba muy mojada y excitada. Me encanta ofrecer a otra persona para que obtenga más placer, vi como se la cogía de perrito, deslizándose dentro y fuera de su vagina, también se inclinó hacia adelante para poder agarrarle las chichis, luego se acostó boca arriba, seguro necesitaba un descanso, pero mi amiga no lo estaba dejando tomarlo.

Ella gimió alrededor de su verga mientras la volvía a llevar a su boca, lo tomó de la punta a la base mientras deslizaba su mano hacia arriba y hacia abajo al ritmo de su boca. Ella tenía el trasero justo sobre su mano y fue entonces cuando noté que él movió su mano hacia su vagina y se deslizó dentro y fuera con uno de sus dedos, provocando que ella gimiera, luego deslizó un segundo dedo y ella comenzó a venirse en sus manos. La puso de nuevo en la cama y se deslizó nuevamente dentro de ella,  ambos gimieron al mismo tiempo, él se inclinó y comenzó a besarla mientras sus caderas se movían lentamente hacia adentro y hacia afuera, podía sentir cada centímetro de su apretada vagina envolviendo su verga y ordeñándola.


No desperdicies ni una gota.


La puso de lado para poder abrir su vagina aún más, permitiéndole empujar cada centímetro. Una vez que estuvo de su lado, él se metió hasta el fondo, gimió tan fuerte que casi me hizo venir en ese momento, tuve que dejar de frotar mi clítoris, observé como entraba y salía de ella a un ritmo que amplificaba las sensaciones de cada centímetro que se movía dentro de ella con cada golpe. Echó la cabeza hacia atrás mientras gemía, sabía que estaba a punto de venirse, él se recostó en la cama y mi amiga y yo comenzamos a chuparle la verga al mismo tiempo, él se vino directamente en nuestras bocas mientras dejaba escapar los sonidos de una profunda liberación. Nosotras no desperdiciamos ni una sola gota ya que lo que no tragamos, lo lamimos, caímos todos en la cama en un charco de placer.

Esta historia fue enviada por uno de nuestros miembros al concurso de escritura erótica de aventuras de cornudos más sexy. SDC anunció el ganador de este concurso el 15 de enero de 2021. Nuestro editor hizo pequeños ajustes a esta historia para mayor extensión y claridad.

 

 


¿Inspirado? ¡Escribe tus propias historias eróticas!


¿Sabías que SDC organiza nuevos concursos de escritura para nuestros miembros durante todo el año? ¡Únete a nuestra comunidad hoy mismo y ve nuevas y emocionantes historias, inspírate y envía tu propia historia para tener la oportunidad de ganar!


Member Stories

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo