Una Esposa Caliente lleva a un hombre soltero a comprar lencería.

Historia de un miembro de SDC La experiencia de la esposa más caliente Amateur Erotica Fecha Trío
Historia de un miembro de SDC La experiencia de la esposa más caliente Amateur Erotica Fecha Trío
Este ciervo organizó para su zorra y su toro una cena, compras y una cita de juegos que nunca olvidarán.

Uno de nuestros miembros de SDC envió la siguiente historia a nuestra "Experiencia Hottest Hotwife!" (Experiencia de Esposa Caliente) Concurso de redacción erótica. Regístrate hoy mismo para hacernos llegar tu propia historia erótica para aficionados.

Intercambié mensajes y algunas fotos con un joven soltero (29) muy lindo, llamado Steve, un chico que acababa de inscribirse y que me llamó la atención. Tenía muchas ganas de hacerse amigo de una pareja, estaba interesado y parecía una muy buena opción para nosotros, ya que afirmó muchas veces que la idea de estar en un trío con una pareja era importante para él. Después de compartir fotos de Lynn, mi esposa, estaba comprensiblemente loco de lujuria y deseo, estaba dispuesto a ayudarme a darle una noche divertida de coqueteo, hasta el punto en que ella debía de tenernos a los dos.

Parecía tan agradable que una noche, mientras él y yo intercambiábamos algunos mensajes de chat, le presenté a Lynn, chatearon un rato en la computadora, todo iba muy bien y finalmente le sugerí que le llamara por teléfono para que pudieran hablar. Una hora más tarde, ella le dijo que tenía que irse porque la estaba esperando en la cama y se estaba haciendo muy tarde. Antes de colgar el teléfono, le preguntó si podíamos reunirnos todos para cenar el viernes por la noche, ella dijo: "déjame consultar con mi esposo y te digo mañana". Cuando llegó a la cama, aunque ya era la una de la madrugada, mientras nos acurrucábamos, me contó su conversación con Steve. Ella debió haberlo disfrutado ya que cuando deslicé mi mano hacia abajo para sentir su ropa interior, ¡estaba empapada! Después de un apapacho muy intenso, le pregunté si quería que organizara una cena con Steve, ella respondió: "Sí, me gustaría". Al día siguiente, Steve y yo nos pusimos de acuerdo para encontrarnos ese viernes por la noche en un restaurante al lado del centro comercial Lenox. No podía esperar a que fuera viernes.


Cena para tres.


Finalmente, estábamos en camino. Estacionarse a mediados de diciembre alrededor del centro comercial Lenox era imposible, así que terminé dejando a Lynn a una cuadra del restaurante. Por fin encontré un lugar en donde dejar el coche, fue en el estacionamiento junto al centro comercial, la caminata desde el estacionamiento hasta el restaurante fue de solo un par de minutos, aún así, caminé lo más lento posible, con la esperanza de que los dos se hubieran encontrado y se estuvieran conociendo sin que yo los pusiera en una posición un tanto incómoda. Cuando entré al restaurante, ya estaban sentados en una mesa con tres menús y un asiento para mí, tan pronto como me senté, la camarera tomó nuestra orden de bebidas: una Coca-Cola para mí y dos copas del vino favorito de Lynn para ellos.

Después de que llegaron nuestras bebidas, ordenamos la cena y platicamos, nos estábamos conociendo en persona. Como era temprano, alrededor de las 5 de la tarde, en el restaurante no había mucha gente. La mesa en la que estábamos sentados tenía un bonito mantel que colgaba tal vez de 8 a 10 pulgadas por encima de la mesa. Hacia el final de nuestra cita, noté que Steve y Lynn a veces parecían tener solo una mano a la vista y la otra fuera de ella, me pregunté si las manos de Steve y Lynn se tocaban por debajo de la mesa, no podía decirlo y no iba a preguntar. Lo tomé como una señal de que lo estaban pasando muy bien juntos.


La tarea: comprar lencería.


Cuando terminé mi comida, pude ver cuanto disfrutaban Lynn y Steve de la compañía y la conversación uno del otro, decidí que necesitaban una tarea y un poco de tiempo a solas para conocerse y con suerte, sentirse cómodos y relajados. Era hora de echar a andar mi plan para ellos, metí la mano en el bolsillo, saqué una tarjeta doblada que tenía lista y se la entregué a Steve. Les pedí a Steve y a Lynn que siguieran las instrucciones de la tarjeta, yo mientra estaría comprando algo en el centro comercial y en una hora más o menos, cuando hubieran completado la tarea escrita en la tarjeta, tendrían que enviarme un mensaje de texto. Estando ya de acuerdo, besé a Lynn y le dije: 'diviértete, nos vemos después', salí del restaurante y crucé rápidamente la calle hacia el centro comercial.

En la tarjeta doblada que le había entregado a Steve había instrucciones que decían: “Debes llevar a Lynn al área de lencería en una de las tiendas del centro comercial y comprar un conjunto de lencería sexy para ella, tienes una hora para ayudarla a elegir un atuendo provocativo, cuando lo hayan comprado, envíenme un mensaje de texto con una foto de su compra. Aquí tienes $ 75 para que gastes en ello. Una regla adicional: ustedes dos deben estar siempre tomados de la mano mientras caminan y compran ". Estuve pensando en lo emocionante que debe haber sido para los dos estar tomados de la mano, en el departamento de lencería de Macy's, mirando ropa interior sexy, brassieres, peluches y cosas por el estilo discutiendo que se ve mejor.

Sorprendentemente, recibí un mensaje de texto, era del teléfono de Steve, era una foto de Lynn en un vestidor, con un conjunto de lencería sexy que se estaba probando, después otra foto de Lynn con un traje diferente. Recibí cuatro fotos realmente calientes con un mensaje de texto de Steve diciendo que se estaban divirtiendo mucho andando de compras, Lynn estaba realmente sexy, lucía sexy con los atuendos que se estaba probando. Lynn tuvo que llevar el teléfono de Steve al vestidor de mujeres para fotografiarse, luego mostrarle a Steve las fotos en su teléfono para que le diera su opinión sobre cual se veía mejor. Había pasado aproximadamente una hora y media o más y mi teléfono emitió un pitido con otro mensaje de texto de Steve que decía: "Hemos terminado de comprar". Me anticipé a descubrir si mi sexy aventura de compras para ellos, tendría como resultado que Lynn invitara a Steve a casa, sabiendo así que una velada sexy y caliente con él sería una realidad, realmente me estaba matando. Tenía muchas esperanzas de que hubiera funcionado y que más tarde tuviera el placer de ver a Lynn deseando que la verga dura y gruesa se cogiera su dulce vagina. ¡Fue casi insoportable esperar a que los dos se encontraran conmigo en el estacionamiento para averiguarlo! Tan pronto como los vi venir hacia mí, supe que ese no era el final de la noche.

Lynn le dio un beso a Steve y nos dirigimos a nuestros respectivos autos, Lynn llevaba una pequeña bolsa de compras con las delicias que habían escogido juntos. Cuando nos subimos al auto, Lynn me dio un beso intenso y dijo: "Steve quiere honestamente que te pregunte acerca venir con nosotros". Le respondí, "¿A tí te gustaría?" Lynn respondió: "Sí, creo que lo haría" y agregó que sabía que Steve en verdad la deseaba desesperadamente. Cuando salimos del estacionamiento, Lynn llamó al celular de Steve y le preguntó si le gustaría venir a nuestra casa, luego le dio la dirección y mencionó algunas indicaciones generales.


Lencería sexy.


Llegamos a casa y Steve llegó poco después de nosotros. Lynn y yo lo llevamos a la planta baja, donde hay una mesa de billar (y un dormitorio adicional). Los dejé a los dos solos jugando una partida de billar mientras yo subí las escaleras para llevar una botella de vino y tres vasos. Tomándome mi tiempo y dándoles algo de espacio, bajé con refrescos, seguíamos socializando y coqueteando mientras jugamos una larga partida de billar. Me di cuenta de que estaban ansiosos por que las cosas subieran de tono, así que le sugerí a Lynn que modelara uno de los conjuntos que habían elegido, ya que no había tenido el placer de verlo. Steve dijo que a él también le gustaría lo mismo, ya que solo había visto foto pequeña. Lynn sonrió y se dirigió arriba para cambiarse, Steve y yo jugamos una partida de billar y platicamos mientras esperábamos a que Lynn regresara.

Oímos crujir las escaleras, allí estaba ella, con un osito de peluche negro, que la hacía lucir muy provocativa y sexy. Se acercó a nosotros y nos preguntó: "¿Qué les parece?" Dije: “Me gusta mucho, date la vuelta y déjame ver como se ve tu lindo trasero ". Cuando Lynn se dio la vuelta frente a mí, envolví mis brazos con fuerza alrededor de su cintura por detrás y besé su cuello mientras le susurraba que estaba muy sexy con su nuevo atuendo. Giró el cuello para besarme en los labios y aproveché esa oportunidad para deslizar mi mano hasta su pecho y acariciarla, le sugerí a Steve que se uniera a nosotros.


Ella nos quiere a los dos.


Se acercó a Lynn, la tomó por la cintura y la besó en el cuello, ella interrumpió nuestro beso para besarlo apasionadamente a él. Cogí su blusa holgada y liberé uno de sus senos para que disfrutáramos, Steve se dio cuenta  y se movió para tomar el pezón en su boca. Lynn se echó hacia atrás y me besó de nuevo mientras Steve tomaba sus dos pechos y los lamía, estiré la mano para sentir el bikini de encaje blanco de Lynn y descubrí que estaba muy mojada, yo sabía que ella nos quería a los dos, tomé a Lynn de la mano y la llevé a la recámara, la acosté en la cama, le di un beso rápido y me fui hacia abajo para quitarle el bikini y poder estimular su clítoris con mi lengua.

Steve se acostó junto a Lynn en la cama y continuaron besándose mientras Steve la acariciaba. Lynn extendió la mano para sentir su verga, él aún estaba vestido y la escuché susurrar: "tienes demasiada ropa puesta", Steve se puso de pie, se desnudó rápidamente y se recostó junto a Lynn, quien realmente disfrutaba de que le lamiera el clítoris. Me di cuenta de lo empapada que estaba por la forma en que levantó ligeramente las caderas y los gemidos que hacía. Miré hacia arriba y Steve estaba arrodillado para que Lynn pudiera poner su muy gruesa verga en su boca. Sé que Lynn quería venirse, pero es de buena educación dejar que nuestro invitado la disfrutara primero, tal vez él podría experimentar su primer orgasmo mientras ella disfrutaba su verga llenando su vagina. Entonces, interrumpí y me fui al otro lado de Lynn.

Hice una seña a Steve, él movió suavemente la cabeza de Lynn para alejarla de su pene y se deslizó hacia abajo para saborear la vagina mojada de Lynn, ella abrió las piernas mientras yo acariciaba su pecho y le daba un beso profundo. Después de unos minutos de Steve lamiéndola, ella estaba verdaderamente excitada y yo supe que estaba deseando ser penetrada por su gran verga gruesa. Le susurré a Steve: "Creo que a Lynn le encantaría sentirte adentro" y Lynn gimiendo murmuró: "sí, me encantaría".


Embestidas intensas y gemidos de placer.


Steve se movió un poco y Lynn dobló las piernas un poco más para obtener el ángulo perfecto, con ambas manos sostuvo su verga y la cacomodó para meterla en su vegina ahora empapada. Su verga era bastante gruesa, hizo un pequeño movimiento suave hacia adelante y hacia atrás, por lo que ella lo mojó y lo introdujo. Después de pocos movimientos cortos, se sumergió completamente en su interior, mientras Lynn levantaba las caderas para obtener un movimiento profundo en su vagina, ella gemía de placer extremo. Continuaron disfrutando el uno del otro por un tiempo, sus cuerpos chocaban, ambos gemían, disfrutando la diversión.

Después de un rato, Steve se quitó e hizo que Lynn se pusiera en cuatro patas, ella estaba en la orilla de la cama y Steve se puso de pie, sujetándole las caderas mientras se deslizaba dentro de ella. Durante unos minutos, la cogió suavemente y luego aceleró, sus cuerpos desnudos mojados chocaban cada vez más rápido, luego empujó profundamente y se detuvo por un momento mientras arrojaba su semen adentro de ella, Lynn se movió hacia atrás, mientras sentía su verga latir. La verga húmeda y semi flácida de Steve se deslizó y Lynn se acostó lentamente boca arriba en la cama, bien cogida. Le di un beso mientras deslizaba mi mano hacia abajo para sentir su vagina recién cogida y llena de semen, se sentía muy bien, debía que tenerla, le dije a Lynn: "Tengo que tenerte ahora", ella respondió: "Soy tuya", Lynn abrió las piernas mientras yo frotaba la cabeza de mi verga en los labios empapados en semen de su vagina, antes de deslizarme dentro de ella. No hubo resistencia ya que se sentía muy cálida y resbaladiza. Continuamos toda la noche, al día siguiente estábamos muy cansados y agotados, una cita estimulante y satisfactoria.

 

Concurso de escritura para miembros de SDC Hottest Hotwife Experience 2020

¡Esta historia fue enviada por uno de nuestros miembros a My Hottest Hotwife Experience! (Experiencia de Esposa Caliente) Concurso de redacción erótica. SDC anunció el ganador de este concurso el 18 de septiembre de 2020. Nuestro editor hizo pequeños ajustes a esta historia para mayor extensión y claridad.


¿Inspirado? ¡Escribe tus propias historias eróticas!


¿Sabías que SDC organiza nuevos concursos de escritura para nuestros miembros durante todo el año? ¡Únete a nuestra comunidad hoy mismo y ve nuevas y emocionantes historias, inspírate y envía tu propia historia para tener la oportunidad de ganar!


Member Story

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo