Apuntarse Gratis Ahora

Escape de hedonismo.

Historia de un miembro de SDC Amateur Erótica Estilo de vida Vacaciones Swingers Hedonismo Pareja In
Historia de un miembro de SDC Amateur Erótica Estilo de vida Vacaciones Swingers Hedonismo Pareja In
Era su primera vez en Hedo con su pareja y terminaron teniendo una experiencia de intercambio completo inolvidable y altamente erótica con otra pareja.

Uno de nuestros miembros de SDC envió la siguiente historia a nuestro Concurso de escritura erótica “My Lifestyle Vacation”. Regístrese hoy para enviar su propia erótica amateur.

Cuando llegamos al complejo turístico, me sorprendió un poco ver que se llamaba "Hedonismo". Lo miré y noté la manera en que trataba de evitar mirarme él a mí, "Aquí está la llave de su habitación, siéntanse en plena libertad de visitar las áreas comunes y unirse a la diversión. Una vez más, bienvenidos a Hedonismo y recuerden disfrutarr del placer. La razón por la que reservé este viaje, fue más que simplemente escapar de nuestra rutina durante unos días. Este complejo turístico satisface los mejores deseos. Quería traerte aquí para llevar nuestra relación a otro nivel. Hemos hablado sobre tríos y el deseo de intercambiar pareja y con suerte, podemos explorarlo aquí. Por eso les pido que tengan la mente abierta ".


Disfrutando del ambiente Hedo.


Mientras caminábamos hacia las áreas comunes, vimos que había gente por todas partes y no todos estaban vestidos, algunos estaban completamente desnudos, otros a medias, pero se notaba que se divertían. Fuimos al bar, las parejas compartían besos y caricias suaves. Nosotros tuvimos conversaciones en el pasado sobre intercambiar y jugar con otras parejas o incluso tener una experiencia en la que otra mujer me ayudara a complacerlo. Interactuar con una mujer no era nuevo para mí, ya que había salido con mujeres en el pasado, pero nunca había tenido una experiencia en la que hubiera varias personas. Después de todo, tal vez eso no sea una mala idea.


Conociendo a nuestra primera pareja.


Ese tipo había llegado de la nada, se presentó con nosotros y también nos presentó a su esposa, quien estaba topless, su hermoso pecho estaba a la vista de todos, tal vez estaba mal de mi parte, pero comencé a tener ideas de compartir besos con él o su esposa o tal vez ir más lejos y dejar que su esposa tuviera relaciones sexuales con mi esposo. Como si el esposo supiera lo que estaba pensando, dijo que les gustaría que fuéramos a su habitación esa noche para tomar una copa en privado. Mi esposo me miró y yo asentí levemente con la cabeza de acuerdo con la pregunta que tenía en los ojos, él sonrió y les contestó que nos encantaría ir, se cambió la información de la habitación, nosotros nos disculpamos y caminamos hacia la zona de la playa. Al anochecer, caminamos un poco más por el complejo y nos topamos con la celebración de una fiesta, la música estaba a todo volumen y la gente bailaba, pero parecía más como si estuvieran teniendo sexo. "¿Te gustaría bailar?", tomó mi mano y nos dirigimos a la pista de baile, a mí me encanta bailar, pero se sentía como una sobrecarga sensorial y apenas podía concentrarme, me acercó a él y lo siguiente que sentí fue otro par de manos sobre mí.


Calentando la pista de baile.


Miré a mi alrededor y noté que era la mujer que habíamos conocido antes, ella me sonreía mientras deslizaba sus manos a los lados de mi cuerpo, se inclinó cerca de mí, presionando su pecho contra mi espalda, deslizó sus manos en mí, pasando por mis caderas para tocar mis muslos desnudos, sus manos merodearon un poco más, apretándome suavemente en todos los lugares que tocaba, puso una de sus manos en la parte delantera de mi cuerpo, rozando un poco mi vagina y me di cuenta de que su mano pasó de estar en mi cuerpo, al cuerpo de mi marido, quise permitirle que también lo sintiera a él, me puse detrás de ella, dejándola en medio nosotros, pasé sus manos arriba y abajo de su cuerpo, deseando que sintiera sus suaves curvas. De repente, sentí unas manos sobre mí de nuevo, un par de manos masculinas me tomaban suavemente por la cintura, miré hacia atrás y vi a su marido, lo provoqué frotándole mi trasero. Volteé a ver a mi esposo para saber si todo estaba bien, él tenía ojos entre cerrados, yo los llamo "ojos de dormitorio" e inmediatamente supe que lo estaba haciendo bien.

Ella puso música, se acercó a mí y comenzó a tocarme suavemente. Podía sentir las miradas sobre nosotros, esperando lo que seguía. Me incliné y besé su cuello, me estaba excitando en la pista de baile y ahora estaba más allá de eso, yo quería acción y ella no me detuvo, así que continué. Ella usaba un vestido halter, yo deslicé mis manos hasta su cuello y aflojé el nudo que lo sostenía, este se deslizó, mostrando justo los pechos en los que había estado pensando desde que la había visto un rato antes. Toqué sus pezones, haciéndolos manifestarse, ella me dio la vuelta, dejándome de frente a los hombres y lentamente desabrochó el cierre de mi vestido, yo noo llevaba brassiere y una vez que el vestido estuvo suelto, todos pudieron ver mis pechos al aire libre, ella extendió la mano, frotó mis pechos y pellizcó mis pezones, convirtiéndolos en brotes duros como los de ella. Deslizó su mano hacia abajo, tocando mi vagina a través de mi ropa interior, allí estaba, en ropa interior y tacones, mirándola desnudar a su marido. Ella estaba de rodillas, quitándole los pantalones cortos y los bóxers, su pene apareció y ella envolvió sus labios alrededor de él en ese momento. Él puso sus manos en su pelo y cerró los ojos, yo quería ayudarla, deseaba poner mi boca en su marido.

Me arrodillé cuando dejó de chuparlo y me besó en los labios, su boca era suave y deliciosa, ella se quitó y me llevó hacia la verga de su esposo, deseando que también lo chupara. Sentí su mano deslizarse por mi cabello, detrás de mí, podía sentir a mi esposo besándome y lamiendo mi espalda, animándome a seguir. Empecé a trabajar en serio, escuché gemidos más fuertes, miré hacia mi marido y lo vi de espaldas, con la cabeza hundida en su regazo, chupándole la verga y dándole placer, yo quería coger en ese momento, necesitaba tener sexo, lo necesitaba en ese momento.


La increíble ráfaga de placer


Me recostó y se puso a trabajar en mi vagina, fue muy estimulante ver a mi marido chupar una verga y comerme la vagina al mismo tiempo, estaba a punto de venirme en su garganta, no podía contenerme más, "¡Oh mierda!" Grité, no podía creer lo rápido que estaba sucediendo. Abrí los ojos y vi a mi esposo de pie junto a mí, me incliné para tenerlo en mi boca y sentí unas manos en mi pecho y un dedo frotando mi clítoris, empecé a gemir de nuevo, me di cuenta de que me iba a venir otra vez y muy rápido, pero luego sentí presión en la entrada de mi vagina, volteé para ver a su marido metiéndome la verga. Chupé la verga de mi marido como nunca antes, mientras me cogían y una mujer chupaba y lamía mi pecho, me quedé sin palabras o pensamientos, solo complacía y sentía placer. Pronto los hombres cambiaron de lugar, su marido en mi boca y mi marido en mi vagina, y una vez que me tuve un orgasmo, a ella la pusieron en medio y le hicieron lo que me habían hecho a mí.

 

SDC Lifestyle Vacation Concurso de escritura erótica Historias de swingers

Esta historia fue enviada por uno de nuestros miembros al Concurso de escritura erótica de Mis Vacaciones de Estilo de Vida. SDC anunció esta historia ganadora el 12 de noviembre de 2020. Nuestro editor hizo pequeños ajustes a esta historia para mayor extensión y claridad.


Member Stories

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo