Nuestro primer encuentro de intercambio.
Historias de miembros de SDC Primera experiencia de swing Pareja Intercambio completo Doble fecha
Historias de miembros de SDC Primera experiencia de swing Pareja Intercambio completo Doble fecha
¿Qué podría llevar la gran vida sexual de esta pareja al siguiente nivel? El intercambio, por supuesto!

Comenzó un martes. Nuestra vida sexual había sido perfecta últimamente y decidimos llevarla al siguiente nivel, vimos pornografía juntos, tuvimos sexo oral en un campo de golf y chateamos en línea. Ese día, nos enviamos mensajes de texto sobre lo que seguiría. ¿Qué podríamos hacer para llevar nuestra vida sexual al siguiente nivel? ¿Qué podríamos hacer para llevar nuestra relación más lejos? Fue tabú, un secreto, una idea loca, pero lo hicimos., fuimos a un sitio swinger ese martes.


La pareja que nos llamó la atención.


El mensaje comenzó de inmediato, hacía calor. Las imágenes estaban llegando de izquierda a derecha, había fotos atractivas en todas partes. Y hombre, ¡nos excitamos! Las conversaciones entre mi esposo y yo fueron increíbles. Nunca en mi imaginación más salvaje pensé que estaría mirando perfiles con mi pareja, discutiendo con quien nos gustaría ver que el otro tuviera relaciones sexuales.

Durante los días siguientes, continuamos chateando con muchas personas. Si bien había muchas parejas que nos interesaban, una pareja específica nos llamó la atención, parecían bastante interesados también y comenzamos a hacer planes para vernos. Mi esposo y yo terminamos en su ciudad para eventos de trabajo, así que ya teníamos un hotel reservado. Qué oportuno, ¿cierto?

Nos dijeron que no interactuaban en una primera cita, creo que es una gran regla y la respetamos, pero estábamos listos para tener nuestra primera experiencia. Hemos aprendido que la comunicación es importante en este mundo, por lo que lo tomábamos en cuenta. No queríamos reunirnos y cenar, queríamos cenar y yo tener su pene dentro de mí, quería que mi esposo estuviera dentro de ella. Vaya, ellos también lo hicieron.


La fecha de la cena.


Ese miércoles vi a mi esposo en el hotel. Ambos nos duchamos y nos afeitamos, yo llevaba una blusa sin mangas de seda negra sin sujetador, era escotada y mis pezones apenas se veían a través de la delgada tela. Fuimos al restaurante para encontrarnos con esta pareja en silencio, creo que hablamos un poco. ¿Estaba nerviosa? Creo que un poco, pero no tan nerviosa como pensé que estaría.

Entramos y los vimos de inmediato. Nos abrazamos y nos presentamos torpemente, él levaba una camisa abotonada y ella usaba un vestido de verano, ambos se veían mejor en persona. Lo miré y pensé: “Este hombre me va a coger esta noche y mi marido estará chupando esas grandes tetas más tarde ". Pedimos bebidas y comida, realmente comenzamos a vibrar. Nos hablaron sobre este estilo de vida, fue una conversación muy directa y cruda. Terminamos nuestra comida y llegó el final, la conversación comenzó a volverse extrañamente tranquila. Él dijo: “Ahora, la parte incómoda de la noche, ¿quieren hacer esto? ¿quieren volver al hotel? Sin dudarlo, mi esposo y yo dijimos: "Sí".


Estábamos realmente hambrientos.


Nos siguieron a nuestra pequeña habitación de hotel. Discutimos nuestros límites y reglas,  le dije al hombre que tomara la iniciativa. ¿Y alguna vez tomó la delantera? Me agarró por la cintura y me atrajo hacia él, puso su boca hambrienta en la mía. Se sentó en la cama y yo me paré frente a él, ella se acercó a mi esposo, que estaba sentado al otro lado de la cama, comenzó a besarlo suavemente. Él tomó el control de mí y me tumbó con fuerza sobre la cama, estaba encima de mí, besándome, me subió la blusa, me frotó y me chupó las tetas. Podía sentir su erección masiva debajo de sus pantalones. Miré y vi que no llevaba nada más que ropa interior y mi esposo le estaba haciendo a ella lo mismo. 

Deslizó mi blusa sobre mi cabeza y me quitó los pantalones, dejándome las bragas puestas, movió y deslizó sus dedos en mí. Estaba mojada, por lo que sus dedos se movían dentro y fuera muy fácilmente, estaba un poco perdida en el momento y creo que mi esposo también la estaba tocando a ella, se quitó el resto de la ropa, estábamos calientes.

Agarré su pene y lo acaricié, él cayó sobre mí mientras ella estaba chupando el pene de mi marido. Me levanté para poder hacer lo mismo con su esposo, le chupé el penecon fuerza, me agarró de nuevo, con fuerza, pero gentil. Me preguntó si estaba bien con una sonrisa en su rostro, le dije que sí y comenzó a besarme de nuevo. Se me cayeron las bragas. Ahora estaba encima de él, deslizando su pene dentro de mí, todavía no me estaba penetrando, solamente lo estaba montando lentamente. Puse mi mano detrás de mi espalda mientras él se deslizaba dentro y fuera de mi vagina, mi esposo estaba en la misma posición que él, de espaldas y ella ahora estaba encima. Me acerqué con la otra mano y lo masturbé mientras él la estaba tocando. Me levanté para poder tomar su pene y lentamente comencé a masturbarlo, con mi mano guié el pene de mi esposo dentro de ella.

En este punto, todos estábamos cogiendo, besándonos. Me agarró los pezones, los chupó. Las dos estábamos montando a nuestros hombres, de acuerdo, no a nuestros hombres, sino a los hombres de la otra. Ella y yo comenzamos a frotarnos las tetas y luego nos besamos, esa fue la primera vez para mí, nos besamos fuerte, apasionadamente. Mi esposo y yo estábamos sintiendo a la misma chica. Mi esposo sentía a dos mujeres al mismo tiempo, las manos estaban por todas partes. Ella comenzó a chuparme las tetas, realmente esperaba que eso estuviera poniendo a mi esposo aún más duro.

Ahora, había manos y lenguas en todas partes mientras estábamos montando a los hombres con fuerza. Ella volvió su atención a mi esposo y yo volví a concentrarme en mi chico, lo staba montando duro y ella también. Mi esposo se vino dentro de ella. Yo comencé a montar de una manera espectacular, me vine. En un movimiento rápido, me levantó y me dio la vuelta para que ahora estuviera él encima de mí, preguntó en donde podía venirse y comenzó a cogerme fuerte. Mis dedos estaban enterrados en su espalda mientras él me cogía más y más fuerte. Eché un vistazo y ella todavía estaba montando lentamente a mi esposo, él estaba mirando la escena mientras entraba dentro de mí, sin lugar a dudas. Ella lo miró con una sonrisa en su rostro y lo vio deslizarse fuera de mí y regresar una vez más. Puse mi mano sobre mi esposo, me encanta ese hombre.

Limpiamos y se fueron, no pude dejar de reírme. Ambos estuvimos de acuerdo, ¡fue genial! Con los dos encendidos, la noche terminó con otro pene dentro de mí, el de mi esposo. ¿Cómo el coger con otras personas podría acercarnos?  Entonces, una semana y un día después de decidir probar este estilo de vida, parece ser que hemos encontrado un nuevo pasatiempo.


Concurso de escritura erótica de SDC Primera experiencia de swing Experiencia del miembro

Esta historia fue presentada a nuestro concurso de escritura erótica SDC :
"Nuestra primera experiencia de swing" de uno de nuestros miembros.

¿Se siente inspirado? Esté atento a futuros anuncios del concurso aquí en SDC.com y en nuestra aplicación de citas eróticas , disponible tanto en Apple como en Android . ¡Regístrese y haga fluir sus jugos creativos! No podemos esperar para compartir sus humeantes historias .


Member Story

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
2 Comentarios
  • Anónimo
PAREJACUBANA283
Sep 08, 2020
Excelente. Nos sucedió slgo p arecido
MOSTRAR MÁS ...
MAYOS
May 22, 2020
Delicioso. muy excitante.
MOSTRAR MÁS ...