Registro

La esposa caliente más sexy en el día de San Valentín.

SDC My Sexiest Valentines Day Swinger Stories Concurso de escritura Hotwife Threesome
SDC My Sexiest Valentines Day Swinger Stories Concurso de escritura Hotwife Threesome
La primera vez que se casó, fue en el día de San Valentín, lo que se convirtió en una fiesta especialmente memorable, llena de placeres deliciosamente dotados.

Uno de nuestros miembros de SDC envió la siguiente historia a nuestro concurso de escritura erótica “Mi día de San Valentín más sexy”.

Mi viaje a convertirme en una Esposa Caliente (Hotwife) insaciable, comenzó el día de San Valentín de 2017. Primero diré un poco sobre mí ... Tengo 44 años, mido 1.55 de estatura y peso 51 kilos, soy talla pequeña, pero siempre he salido con hombres más grandes en buena forma física, como yo. Mi esposo Dave y yo hemos estado casados durante 22 años, siempre hemos sido abiertos y honestos en cuanto a nuestros deseos sexuales. Dave nunca tuvo inconveniente en expresar su deseo de verme con otro hombre, específicamente, con un hombre negro, él sabía que yo había salido con un hombre negro antes de conocernos y yo sabía que a él le excitaba mi experiencia pasada. Yo estaba dispuesta a darle gusto a su solicitud sexual y tener un hombre negro como amante ... mientras Dave nos miraba. Establecimos el Día de San Valentín de 2017 como el día en que me convertiría en Hotwife .


Buscando un toro.


Dave y yo habíamos pasado horas buscando en los sitios para adultos a los que nos habíamos unido en busca del hombre perfecto para ser nuestro toro. No tomó mucho tiempo en que comenzáramos a recibir mensajes, pero desafortunadamente, la gran mayoría de esos hombres, NO cumplían con los requisitos. Eso fue hasta que Jay nos envió un mensaje, era un hombre negro soltero de 32 años que medía 1.96  y pesaba 112 kilos de músculo sólido. Tenía una gran experiencia, contaba con 28 validaciones de otras parejas en su perfil. Cada una de ellas decía lo mismo: Jay era un amante increíble que ponía a la mujer como prioridad, tenía la resistencia de un atleta profesional y su pene llevaba a cada mujer hasta el límite. Dave me mostró el correo electrónico con el perfil de Jay, mi mente inmediatamente me transportó amando su BBC (Gran Pene Negro).

Comencé a húmedecer entre las piernas como Dave y leí el perfil de Jay, leí cada validación y por supuesto, miré todas sus fotos y videos. Sabía que Jay era el indicado, también lo supo mi esposo. Inmediatamente le envió una respuesta a Jay, todos estábamos chateando en unos días. Con autorización de Dave, le envié a Jay un mensaje en línea y le di mi número celular. Jay no dudó en enviarme una selfie sin ropa, con las palabras "Tu próximo paquete". "¡¡Ay Dios mío!!" Fueron las palabras que salieron de mi boca cuando abrí su foto, vi un hombre delicioso con cara de estrella de cine, piel suave y negra, músculos desgarrados brillando en la luz y una verga que me hizo temblar con solo mirarla.


¡Conociendo a Jay!


Había llegado el día de San Valentín, Dave y yo estábamos en nuestra habitación de hotel, yo usaba un sexy vestido de cóctel negro sin ropa interior con un par de tacones muy provocativos. Cuando bajamos del ascensor y nos dirigimos al bar del hotel, comencé a notar una sensación entre mis piernas: me estaba mojando. “En ese momento estaba muy mojada, no podía esperar a que Jay estuviera  en mi vagina esa noche —le susurré al oído a Dave mientras caminábamos hacia el bar. Luego vimos a Jay, quien también nos vio a nosotros, se levantó de su silla en la barra y que espectáculo: alto, bien vestido, muy arreglado y olía muy bien, también pude ver que estaba bien dotado, ya que sus músculos se esforzaban por liberarse de su camisa. Intercambiamos cumplidos y luego Jay me besó profundamente mientras Dave miraba al camarero sonriendo y murmuró: “Es insaciable; ¿Qué puedo hacer?"


Su marido quiere una zorra y eso es exactamente lo que él va a conseguir.


Platicamos durante aproximadamente una hora, los tres coqueteamos juguetonamente e intercambiamos historias sobre esto y aquello. Finalmente, después de unos tragos, me acerqué a Dave y le susurré al oído: "¿Estás listo para ver como me divierto?" Él solo pudo afirmar con la cabeza, mientras agarraba su verga ya dura debajo de la mesa. Ahora era mi turno de mostrarle a mi esposo lo puta que podía ser. Eso es lo que él quería y yo justo eso le iba a dar, me levanté, acomodé mi vestido y le pregunté a Jay: "¿Estás listo?" "¡¡Oh sí!!" Jay dijo mientras se levantaba, me tomó de la mano y seguimos a mi esposo fuera del bar, entramos al elevador y fuimos a nuestra habitación.

Jay inmediatamente me agarró de las caderas cuando entramos en la habitación y se me acercó, sus grandes manos agarraron con fuerza mis nalgas mientras me besaba apasionadamente, metiendo su lengua en mi boca, yo sentía lo grande que era teniéndolo  contra mi cuerpo, me estremecí en sus brazos. No podía dejar de pensar en su enorme verga empujando profundamente en mi vagina. Dave estaba en segundo plano preparando el equipo de video y cámara, ya que todo sería filmado para nuestro placer visual en un futuro.


Saboreando su enorme verga.


Jay y yo nos abrimos paso lentamente hasta el borde de la cama, sin dejar ni una sola vez que terminara nuestro apasionado beso. Nos desnudamos el uno al otro, su cuerpo duro ahora era completamente visible para mi esposo y para mí. Me puse de rodillas y miré por primera vez su magnífica verga, estaba excitado, muy excitado, vi su verga parada de frente a mi cara y sus grandes bolas colgando. Tomé sus bolas en mis manos y comencé a sacudir lentamente su enorme herramienta mientras la lamía de abajo hacia arriba. La gran cabeza de su verga separó mis labios mientras la tomaba en mi boca, mientras, podía ver a mi esposo sentado en la silla, cerca, mientras yo exprimía la enorme verga negra de Jay.

Jay se pasó a la cama, guiándome con su verga como correa para que yo lo siguiera. Ahora, yo estaba en cuatro patas entre las piernas de Jay con mi vagina mojada y al aire para que Dave viera. Chupé y mordisqueé su verga negra durante lo que parecieron veinte minutos, aunque más tarde descubriría que eran casi 45 minutos. Podía sentir las bolas de Jay en su cuerpo, iba a venirse y yo iba a tragar cada gota que tuviera. Su verga se puso rígida y confirmé en ese momento, que era por mucho, la verga más dura, larga y gruesa que jamás había tenido. Arqueó la espalda y comenzó a gemir mientras yo jalaba y chupaba con ferocidad. Explotó. El semen llenó el interior de mi boca y comencé a tragar lo que pude, el resto escurrió por los lados de mis labios y chorreó también por su verga, dejando marca para que lo rastreara con mi lengua, lo lamí todo mientras miraba directamente a los ojos de mi esposo.

Jay me llamó puta, era y soy una puta. Jay y Dave me cogieron toda la noche, castigando mi vagina por ser una Esposa Caliente muy traviesa, me vine más veces esa noche como nunca antes. Esta fue nuestra primera inmersión en la escena Hotwife (Esposa Caliente) y no fue la última. Me complace informar que todavía somos miembros activos de la comunidad de estilo de vida, todavía estamos muy enamorados y siempre buscando al próximo "Jay" para sacudir mi mundo.


El concurso de escritura erótica del día de San Valentín más sexy de SDC en 2021

Esta historia swinger fue enviada por uno de nuestros miembros al Concurso de escritura erótica de Mi día de San Valentín más sexy. SDC anunció esta historia ganadora el 12 de marzo de 2021. Nuestro editor hizo pequeños ajustes a esta historia para mayor extensión y claridad.


¿Inspirado? ¡Escribe tus propias historias eróticas!


¿Sabías que SDC organiza nuevos concursos de escritura para nuestros miembros durante todo el año? ¡Únete a nuestra comunidad hoy mismo y ve nuevas y emocionantes historias, inspírate y envía tu propia historia para tener la oportunidad de ganar!


Member Story

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo