Registro

Fin de semana de San Valentín, Club de striptease swinger y reservación de hotel.

SDC My Sexiest Valentines Day Swinger Stories Concurso de escritura Fiesta en el club de striptease
SDC My Sexiest Valentines Day Swinger Stories Concurso de escritura Fiesta en el club de striptease
Esta pareja decidió celebrar por todo lo alto, organizando una fiesta de estilo de vida swinger en un club para caballeros, reservando un hotel durante el fin de semana de San Valentín, ¡seguro están felices al haber superado sus expectativas!

Uno de nuestros miembros de SDC envió la siguiente historia a nuestro concurso de escritura erótica “Mi día de San Valentín más sexy”.

Mi esposa Jen y yo (Andi),  tratábamos de averiguar que hacer para el fin de semana del Día de San Valentín. Habíamos estado en Florida durante algunos años y conocimos algunas parejas, fuimos a algunas fiestas en complejos turísticos y clubes de la zona. Buscando en la web alguna fiesta en el área, encontré algo interesante, era un club para caballeros, la reservaición de un hotel y una boutique de lencería. Nosotros nunca antes habíamos estado en un club de striptease y no estaba seguro de como se sentiría mi esposa al respecto, pero le pregunté, ella pensó que sería interesante, así que nos inscribimos. Durante la semana previa a la fiesta, enviamos un mensaje a algunas parejas en el sitio web quienes asistirían para conocerlas antes de que llegáramos. Organizamos la cena antes de llegar al club con una pareja a la que habíamos enviado mensajes varias veces y nos encontramos también a otra pareja que quería reunirse con nosotros en el club.


Rick y Liz.


Llegó el día y nos dirigimos al hotel, con una hora de anticipación. Nos registramos y nos dieron nuestra habitación, pasó un rato y comenzamos a prepararnos para cenar en un agradable restaurante italiano que quedaba cerca. Jen se puso un hermoso vestido corto de flores y se maquilló, se veía absolutamente hermosa, salimos a cenar y conocimos a Rick y a Liz en el restaurante, tuvimos una gran cena, nos llevábamos bien, éramos parejas tranquilas del medio oeste quienes nos habíamos mudado al área de Florida, ambos en los últimos tres años.

Después de la cena, Rick y Liz iban a ir de compras a un centro comercial cercano y luego irían al club. Regresamos al hotel para que Jen se pusiera un vestido más ajustado y más corto para el club ya que ella pensó que el que traía, no era del todo apropiado para cenar en el restaurante. Acordamos reunirnos todos en el club en una hora, Jen se cambió a su vestidito rojo cachondo, ambos nos refrescamos y nos dirigimos al club, estacionamos el coche con ayuda de la cámara y entramos.


Fiesta swinger en el club de striptease.


Cuando entramos, Rick y Liz nos hicieron señas, tenían una mesa al final de la pista. Nunca antes habíamos estado en un club de striptease y dudamos, pero ese lugar era muy agradable, no era lo que ninguno de los dos teníamos en mente de un club de striptease, nos sorprendió gratamente.

Saludamos a Rick y a Liz y nos sentamos con ellos. Observé que había una chica en el escenario, yo me dirigí al bar para tomar un par de tragos, cuando llegamos, todavía era temprano y el lugar no estaba lleno. Eso cambió a medida que avanzaba la noche, ya que más de 150 parejas terminaron ahí mismo. ¡¡Que fiesta!!

Bebimos, convivimos y miramos a las chicas que estaban en el escenario. Mientras caminábamos, me encontré con Joe y Ann, a quienes les habíamos enviado un mensaje la semana anterior a la fiesta, nos saludamos y dijimos que nos pondríamos al día más tarde, ya que estaban con otros amigos. Regresamos a nuestra mesa, Rick y yo nos acercábamos y de vez en cuando metíamos un dólar en alguna tanga. Después de unos tragos, Liz y Jen empezaron a agarrar billetes de un dólar para meterlos en las tangas y agarrar traseros.


Las damas bailan en sus piernas.


Una vez que los bailarines terminaron en el escenario, algunos de ellos bajaron y caminaron por el club, saludando parejas. Después de haberse bajado, una bailarina rubia y sexy con un cuerpo espectacular, se acercó  y les dio un abrazo a Jen y a Liz, diciéndoles que era increíble tener esas mujeres ardlientes en el club. Todos lo notaron, luego la sexy rubia le ofreció a Jen un baile erótico, casi me desmayo allí mismo. Estaba montada sobre Jen en su silla, frotando su entrepierna con la de ella, con sus pequeñas y duras tetas justo en la cara de Jen. Luego se dio la vuelta y apretó su entrepierna contra la entrepierna de Jen. Jen la rodeó y comenzó a frotar las tetas de la rubia caliente y a pellizcar sus pezones, eso duró lo que pareció una eternidad, aunque probablemente solo fueron unos cinco minutos.

Yo estaba muy caliente sentado en la silla junto a ellas viendo aquello y tuve que reajustar la situación ya que mis pantalones estaban un poco apretados. En ese momento, la rubia caliente se bajó de Jen, se sentó encima de mí en la silla y comenzó a mover su vagina en mi pene a través de mis pantalones, yo ya estaba duro como una piedra al verla bailar de manera erótica durante cinco minutos. Me aplastó la verga con su vagina durante un rato mientras yo jugaba con su culo y sus chichis. La bailarina se inclinó y me susurró al oído que volvería para vernos a los dos más tarde, se fue y tuve que levantarme e ir afuera para refrescarme y luego tomar otra copa. Estaba más que listo para ir en ese momento, si hubiera tenido espacio para inclinar a Jen sobre una mesa en ese momento, la habría cogido hasta hacerla tener un orgasmo gritando allí mismo. Bueno, estaba un poco ocupado y eso iba a tener que esperar.

Bebimos más, Rick y Liz también, nos sentamos y pusimos algunos billetes de un dólar en algunas tangas. Con cada bebida, cada vez nos sentíamos más cómodos con Rick y Liz. Liz en algún momento terminó sentada en mis piernas , bailándome de forma erótica con su vestido negro corto y tanga negra de encaje. Se frotó contra mi paquete todavía duro a través de mis pantalones, yo la alcancé y jugué con sus bonitas chichis falsas. Ambos nos estábamos divirtiendo, cuando me di cuenta que Jen estaba recibiendo un baile erótico de un tipo llamado Mick a quien habíamos visto con su esposa G. Mick tenía la camisa desabotonada y estaba montado sobre Jen, frotándose contra ella, agarrándola y apretándole las tetas a través de su sexy vestido rojo. Jen no llevaba brassiere, ella tiene bonitas chichis naturales 38C.

Esto continuó durante las siguientes horas, con bailes eróticos, bebidas y apretones de tetas, fue simplemente un momento fabuloso y sexy. Y sí, la ardiente bailarina rubia regresó en la noche, más tarde. Bailó para mi de manera erótica y estuvo tan caliente como en el primer baile, pero luego se acercó a la silla de Liz y se montó en ella. Se sentó sobre Liz en la silla y se frotó contra ella, tomó a Jen y la colocó encima de ambas, Jen estaba montada sobre la rubia caliente con sus chichis justo en su cara y la rubia caliente frotaba su cara en las chichis de Jen, yo pensé, si esto es el cielo, estoy dentro.

Después Jen se volteó, por lo que estaban las tres en la misma dirección, Liz frotaba las tetas de la rubia caliente mientras la rubia tenía sus manos dentro del vestido de Jen, jugando con sus tetas. En ese momento, había una multitud reunida alrededor de las tres, solo mirando y babeando por la actuación. ¡¡¡Hacía mucho calor !!! Aproximadamente a la 1 de la madrugada, la multitud comenzó a disminuir, así que decidimos regresar al hotel.


Hora de ir al hotel.


Rick y Liz no habían conseguido habitación, nosotros les ofrecimos que se quedaran en la nuestra, pero tenían algo que hacer más tarde ese domingo, así que se dirigieron a casa. Jen y yo nos despedimos con besos profundos, dijimos que nos mantendríamos en contacto y regresamos al hotel. El grupo de LS tenía los pisos del 3 al 5, nosotros estábamos en 3. Llegamos al hotel y nos dirigimos a nuestro piso. Cuando las puertas del ascensor se abrieron vimos que el lugar estaba muerto, miramos a la izquierda y a la derecha y no había nadie, era un pueblo fantasma. Bajamos las escaleras y decidimos subir al cuarto piso y ver si hbía algo allí, abrimos las puertas del cuarto piso y encontramos la fiesta.

Había gente caminando por el pasillo y muchas puertas abiertas, caminamos a través del pasillo y saludamos a algunas personas. La mayoría de ellos se habían quitado la ropa formal y los vestidos sexies, la mayoría de las mujeres vestían con algún tipo de lencería y los hombres pantalones cortos, nosotros todavía estábamos con nuestra ropa de etiqueta del club, ya que no habíamos pasado a nuestra habitación. Caminamos hacia una habitación que tenía la puerta abierta, aparentemente era la sala de juguetes, tenían un Sybian y otro juguete para montar en el dormitorio y también algunos tragos y bebidas en la sala de estar. La habitación estaba tan llena que apenas se podía atravesar, asomamos la cabeza, miramos a nuestro alrededor y decidimos que estaba demasiado lleno para nosotros. Salimos y caminamos por el pasillo cuando nos encontramos con Joe y Ann.


Ann lleva las cosas al siguiente nivel.


Después de haber chupado a Ann cuidadosamente, ella fue y tomó el último trago y se lo llevó a Jen, levantó su vestido y frotó  su vagina. Se puso de rodillas y dio varias y largas lamidas a los labios de la vagina de Jen. Joe tuvo que agarrar a Jen mientras estaba terminando de chupar el dulce postre de sus tetas y ponerla suavemente sobre la cama. Ann procedió a seguirlos a los dos a la cama, juro que su lengua nunca abandonó la vagina de Jen hasta que llegaron. Jen estaba acostada boca arriba en la cama, Joe estaba de rodillas a su lado, con el pezón izquierdo de Jen en la boca y Ann estaba entre sus piernas, que ahora estaban abiertas y dobladas para darle un mejor acceso, yo estaba parado allí mirando, antes de darme cuenta de que el pezón derecho de Jen también necesitaba atención, fuí sobre la cama y puse su pezón derecho en mi boca y todo lo que puedo recordar es el largo gemido que salía de la boca de Jen. Ella tenía los ojos cerrados, pero la boca abierta, haciendo algunos ruidos increíblemente sexies, sus gemidos comenzaron a hacerse más fuertes hasta que me di cuenta que se estaba acercando al orgasmo, Joe y yo continuamos chupando y pellizcando sus pezones mientras Ann aceleraba el paso entre sus piernas. De repente, Jen comenzó a temblar y dejó escapar un gemido largo y fuerte y comenzó a venirse, Ann continuó lamiendo, Jen no podía aguantar más y la dejamos descansar.

Mientras Jen recuperaba el control, el resto de nosotros nos quitamos la ropa y nos dimos cuenta de que las otras dos parejas se habían ido. Todos en la cama terminamos el negocio que habíamos comenzado, los cuatro cogimos durante la siguiente hora. Y pensar que dudábamos en inscribirnos en la fiesta ...


El concurso de escritura erótica del día de San Valentín más sexy de SDC en 2021

Esta historia swinger fue enviada por uno de nuestros miembros al Concurso de escritura erótica de Mi día de San Valentín más sexy. SDC anunció esta historia ganadora el 12 de marzo de 2021. Nuestro editor hizo pequeños ajustes a esta historia para mayor extensión y claridad.


Member Story

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo