Registro

Rick y Jane muestran al cornudo de Bob como se hacen las cosas.

SDC Member Story Amateur Erotica Cornudo Swingers Pareja Toro
SDC Member Story Amateur Erotica Cornudo Swingers Pareja Toro
Un encuentro con su supervisor en la cafetería esa mañana, se transformó en una sorprendente escena de cornudos al final de la tarde, lo cual dio a Rick el poder del cambio.

Uno de nuestros miembros de SDC envió la siguiente historia a nuestro concurso de escritura erótica “La aventura del cornudo más sexy”. Regístrate hoy mismo para hacernos llegar tu propia historia erótica para aficionados.

Los viajes de negocios hacen que asista a varios lugares del país. Hace tres años, frecuentemente iba a Madison, Wisconsin más que a otras ciudades. En el trabajo, Bob era mi supervisor, era un hombre de pocas palabras, meticuloso y muy eficiente. Siendo yo una persona sociable, me llevé bien con todo el equipo. Se corrió la voz que yo estaba saliendo con una alta mujer negra de seguridad en la oficina: Keisha. Bob notó que se quedaba con frecuencia mucho tiempo después de su turno para estar conmigo e ir a casa juntos y en algunas de las fiestas de la oficina, notó que estábamos particularmente juntos. Algunos de los compañeros miraron con buenos ojos mi relación con ella, Bob durante la revisión trimestral individual, tocó el tema de mi relación con la guardia de seguridad. Dijo vacilante: "Rick, no fomentamos las relaciones en el entorno laboral". “Bob, es mi vida personal. No creo que esté afectando la calidad de mi trabajo. ¿Ha habido alguna queja? " Él movió negativamente la cabeza, "Lo siento". “¡Está bien, Bob! Si lo mencionas, es importante abordarlo. Tendremos cuidado y evitaremos situaciones desagradables ". Pasaron dos meses, fui muy cuidadoso con mi romance con mi amiga negra.


Conociendo a Jane.


Las temporadas de invierno en Madison son terribles. El efecto lago, lleva a la ciudad a un bloqueo gélido. Todos los sábados por la mañana iba la cafetería cerca del edificio Capital, esa mañana no fue diferente, excepto que cuando recogí mi café, noté que Bob estaba sentado con una mujer pasada de peso, sonreí y me acerqué a su mesa, "Hola Bob. Es bueno verte aquí " Él volteó hacia arriba y la mujer a su lado ajustó inconscientemente su escote y me miró con una sonrisa. "Oh, hola, Rick, te presento a mi esposa, Jane". Dejé mi café y me froté las manos antes de estirar la mano para saludarla, sentí su mano temblar con mi firme saludo. Después de nuestras interacciones iniciales, sentí que podía estar interrumpiendo su privada mañana. “Es un placer conocerte, Jane. Bob, espero que tengan un buen fin de semana " "¿Te vas?" Jane preguntó con decepción, Bob volteó a ver a su esposa, ella le dio un codazo, "Rick, ¿Por qué no te sientas con nosotros?" Yo dudé, los ojos de Bob estaban sobre mí.

De mala gana me senté frente a la pareja, tuvimos una ligera plática sobre varios temas, como el clima, deportes, comida y cine. Jane se arregló el cabello y se acomodó para llamar mi atención. “Es un placer conocerte en persona. Bob no habla mucho de su trabajo, pero  algunas veces te menciona " "Bien, espero." Jane extendió su mano para tocar la mía, "Puedo darme cuenta de por que lo impresionaste". Bob miró mientras la mano de Jane descansaba sobre la mía, casualmente retiré mi mano y tomé un sorbo de café. Jane bajó la cabeza y el cuello para exponer su escote, "Cariño, ¿por qué no lo invitas a nuestra casa?" dijo ella, me di cuenta que Bob estaba muy incómodo, tomé mi café y me puse de pie, “¡Jane, Bob! Tengo que irme, gusto en verte Bob, nos vemos en la oficina ", Jane pareció decepcionada, le dio un codazo a Bob y yo salí por la puerta.

Un minuto más tarde, escuché a Bob llamarme, me di la vuelta y lo vi caminar hacia mí. "Jane quiere que vayas a cenar esta noche a nuestra casa, puedes traer a Keisha contigo ", “Keisha está fuera de la ciudad. ¿Por qué no nos vemos cuando ella regrese? Bob titubeó por un segundo, “Por favor, ve esta noche, a Jane y a mí nos gustaría que fueras ". “Claro que si Bob, envíame un mensaje de texto con tu dirección, estaré allí alrededor de las 6 pm ". "¿Puedes llegar antes? ¿a las 3 pm?", Bob comenzó a escribir su dirección en su teléfono. "Está bien, nos vemos a las 3 entonces", dije mientras mi teléfono sonaba con recibo del nuevo mensaje.


Un giro sorprendente.


Bob y Jane vivían en un fraccionamiento cerrado. Me detuve ante el guardia de seguridad alrededor de las 3:15 pm, me dio indicaciones de la casa y pegó una calcomanía de visitante en el auto. Estacioné el coche en la entrada, les llevé con una botella de cabernet, chocolates y flores. Jane abrió la puerta, la vi más alta que cuando la vi por primera vez en la mañana, recibió el vino, los chocolates y las flores y exclamó en voz baja: "Estoy encantada", se acercó a mi para besarme en la cara.

Jane me llevó a la sala de estar, colocó las flores en un jarrón, dejó el vino y los chocolates en la mesa y fue a sentarse junto a Bob en el sofá, sorprendiéndome con una pregunta: "¿Cómo te va con Keisha?" y continuó: "Es difícil satisfacerla, debes ser bueno". Bob me miró, Jane se desabotonó la blusa y expuso sus senos, los miré durante unos segundos y me levanté para irme. "Jane, no sé qué esperas", repentinamente ella cerró su blusa y exclamó: “¡Carajo Bob! No lo hiciste ... Bob se veía avergonzado. "¡Oh! Esto es incómodo." Sabía que tenía ventaja: "Además, no eres mi tipo", ella estaba en un punto sin retorno.

Se abrió la blusa de nuevo y se bajó las mallas, exponiendo su cuerpo desnudo. "Por favor. ¿No soy atractiva? Caminó lentamente hacia mí mientras yo estaba en la puerta, miré su cuerpo desnudo y luego a Bob, su mirada lucía apagada. Jane me abrió el cierre del pantalón y tocó mi entrepierna sobre mi ropa interior, “¡Vaya! No es de extrañar que Keisha no te deje ir ". Sacó mi músculo grueso y susurró: "Vamos a mostrarle a Bob como se hace". Vi a Bob asintiendo con la cabeza en señal de aprobación, yo no iba a decir que no a una vagina disponible.


Mostrándole a Bob.


Me desnudó en segundos y la levanté en mis brazos, ella se desmayó, “Eso es, tómame, cógeme en nuestra cama ", ella me dirigía mientras yo la llevaba escaleras arriba, Bob nos seguía de cerca, la acosté en la cama mientras él cerraba la puerta. Los tres estábamos solos en la habitación. “Sácatelo y enséñale con que tengo que jugar”, le ordenó Jane, Bob la obedeció mostrando su pequeño pene con un grosor similar al de un lápiz, mi verga era gruesa y firme.

La habitación se quedó en silencio mientras separaba sus piernas y colocaba mi verga en su entrada. "Los juegos previos pueden esperar", susurré. Abrió su vagina y yo empujé con fuerza, Bob miraba excitado mientras yo me cogía a su esposa frente a él durante los siguientes diez minutos, ella estaba mojada y goteaba, incluso antes de la penetración. Bob se masturbaba mientras la veía gritar de dolor y gemir de placer. Mi penetración fue lenta y profunda, mi cuerpo estaba encima del de ella en la posición de misionero, Bob tenía lágrimas en los ojos, su verga goteaba semen en el piso y Jane exclamaba en voz alta: “¡Me estoy viniendo! Oh, eres fantástico. Hagámoslo una y otra vez y más seguido ". Por primera vez esa tarde, mis labios presionaron los de ella y nuestras lenguas rodaron una sobre la otra, escuchamos a Bob decir: "Gracias, Rick". Mientras estaba junto a ella, le dijo a Bob: “Límpianos, cariño, lo quiero otra vez".


Esta historia fue enviada por uno de nuestros miembros al concurso de escritura erótica de aventuras de cornudos más sexy. SDC anunció el ganador de este concurso el 15 de enero de 2021. Nuestro editor hizo pequeños ajustes a esta historia para mayor extensión y claridad.


¿Inspirado? ¡Escribe tus propias historias eróticas!


¿Sabías que SDC organiza nuevos concursos de escritura para nuestros miembros durante todo el año? ¡Únete a nuestra comunidad hoy mismo y ve nuevas y emocionantes historias, inspírate y envía tu propia historia para tener la oportunidad de ganar!


Member Story

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo