Registro

Una luz brillante de la oscuridad.

Historias de miembros de la COSUDE Swingers Estilo de vida Trío Pareja Soltero Masculino Oral
Historias de miembros de la COSUDE Swingers Estilo de vida Trío Pareja Soltero Masculino Oral
Organizó un trío para él y su esposa con un hombre anónimo y la experiencia los despertó al mundo del swinger.

Exactamente a las 9 pm, escuché la puerta de la pantalla abierta. Levanté la vista y me sentí aliviado al ver a una persona que se ajustaba a las imágenes de perfil. Juré haber sentido una leve punzada de emoción de su boca en mi pene, pero estaba tan nervioso que no podía asegurarlo. Él comenzó a quitarse la ropa, yo solo cerré los ojos. Podía escuchar el sonido de su ropa cayendo y luego el ruido del condón al sacarlo del empaque. "Aquí vamos" fue todo lo que podía pensar. Entonces sentí que la acomodaba para darle acceso y luego ... ella gimió. No fue el gemido que alguien espera cuando una chica le tiene en su boca. No, fue un gemido que silenciosamente grita de placer con todo el ser.


Explorando la idea del swinger.


Hace dos semanas, un hombre teniendo relaciones sexuales con mi esposa era lo más alejado de mi mente. Todo sucedió inocentemente con una simple investigación y una conversación sobre el estilo de vida. Nuestra aventura comenzó con la pregunta, "¿alguna vez dormirías con una mujer?" Sorprendentemente, mi esposa normalmente tranquila y reservada sonrió y dijo: "claro, eso suena divertido". Esa noche, la charla de almohadas fue increíble, ya que imaginamos a una mujer sexy jugando con mi belleza de 1.55 cms. y 50 kg. con cabello castaño lo suficientemente largo como para cubrir sus pezones en sus senos 34D perfectamente formados (y compensados).

Al día siguiente, con mucha emoción, fuimos a la librería local para encontrar todo lo que pudiéramos encontrar sobre el tema. Compramos un libro común y discutimos todos los temas que se abordaron, incluidos los compañeros de juego. Por alguna razón, supuse que serían mujeres y tal vez agregar parejas en un futuro, pero luego mi esposa preguntó: "¿qué pasa con los hombres?" Todo parecía muy informal, pero repetía esa pregunta en mi cabeza, como es que un macho alfa por excelencia, no había considerado realmente esa posibilidad. Para mí, cada discusión sobre celos e inseguridad era garantizar de que ella se sintiera cómoda con otra mujer. Sin embargo, no importa cuanto lo hubiera intentado, estaba atrapado sin una respuesta buena y razonable.

La semana siguiente estuvo ocupada con mi propia investigación autodirigida sobre inseguridad y celos. Solo podía imaginar el miedo de que ella mirara a otro hombre y le sonriera, como ella lohacía conmigo. Después de días de búsqueda, estaba a punto de tirar la toalla en nuestra aventura swinger ya que no confiaba en que mis inseguridades y temores no surgirían. También sabía lo suficiente del estilo de vida que no solo podía ser desagradable, sino que también era una clara señal de no pertenencia. Un problema en un trío con una mujer es una cosa, pero un problema mientras ella estaba teniendo sexo con otro hombre, era aterrador. Entonces, un caliente sábado por la mañana, tuve una idea, nuestra casa estaba en un vecindario privado y aislado, con un porche recibidor protegido y un pequeño lago detrás de nuestra casa. Le dije a mi esposa que esa noche trataríamos de incluir a un hombre con nosotros, ella parecía indecisa pero finalmente estuvo de acuerdo y nuestra aventura comenzó.


Encontrar al hombre adecuado.


Comencé a buscar en los sitios swingers populares y como suele ser el caso, no faltaron hombres solteros. No tenía idea de lo que estaba buscando y comencé a enviar mensajes a algunos que parecían ajustarse a la tarifa. Estábamos en nuestros 30 años y por alguna razón, quería a alguien similar a nuestra edad, aunque ahora me doy cuenta de que no importaba demasiado. Lo que realmente quería era un hombre que estuviera de acuerdo a mis espectativas y que fuera respetuoso conmigo, independientemente de lo sexy que fuera mi esposa. En cuestión de minutos, recibí un mensaje de alguien que parecía encajar.

Le expliqué que era nuestra primera vez y que habría algunas reglas. Le dije que lo veíamos exactamente a las 9 pm, él entraría a nuestro rcibidor trasero, no diría nada, se pondría un condón y tendría relaciones sexuales con mi esposa. Cuando terminara, se iría en silencio de la misma manera en que llegó. Después de exponer mi plan sobre muchos mensajes, él estuvo de acuerdo, la noche estaba lista.


Llegó la hora.


A las 8:30 pm, puse un condón en la mesa y luego comencé a preocuparme por lo que sucedería si se rompía. Entonces, saqué tres condones más y luego me preocupé de que se quedara y los usara todos. Pero pensé que ya habíamos llegado tan lejos, que iba a pasar lo que tuviera que pasar.

Mi esposa se duchó, se puso maquillaje sexy y se veía increíble con su lencería blanca y tacones altos. Todavía no había decidido exactamente "como" sería el sexo, estaba en pánico. Finalmente, le dije que solo se dejara los tacones y se quitara todo lo demás. Curiosamente, me miró y sintiendo mi propio nerviosismo, ella obedeció. A las 8:50, caminamos hacia el recibidor trasero y tuvimos un abrazo más, que ahora sé que comúnmente se llama un "recepción".

A las 8:55, ambos estábamos desnudos en el recibidor, yo de pie contra la pared cerca de los condones. La guié a agacharse, puse mi pene suave en su boca y esperé. Ella comenzó a chuparme como lo había hecho muchas veces antes, pero la sostuve quieta. Necesitaba concentrarme, tenía que intentar reducir mi ritmo cardíaco para no desmayarme.

En la oscuridad, la puerta se abrió en silencio, me controlé. Ahora, ese hombre estaba dentro de mi esposa, mi corazón se aceleró por el nerviosismo y la emoción. Él se movió lentamente dentro de ella y ella lentamente me estaba llevando más profundamente en su boca. Los siguientes minutos estuvieron llenos de sus gemidos apagados pero intensos, ella respiraba rápidamente mientras yo estaba en su boca. Entonces, por primera vez, escuché lo que era escuchar el cuerpo de alguien golpeando el trasero de mi esposa que no era el mío. Él comenzó a golpearla con tanta fuerza que ella puso una mano sobre mi estómago y otra sobre mis piernas solo para sostenerse. Era como si él estuviera guiando su boca hacia la mamada perfecta con cada empuje. Entonces escuché a un hombre por primera vez comenzar a tener un orgasmo, me sorprendió ver que mi propio pene respondía. Con los ojos cerrados, pude sentirlo penetrando rápidamente su vagina y no pude evitar responder penetrando su boca. Luego, con el sonido gutural que hacemos los hombres, se vinó dentro de ella. No pude aguantar más y comencé a venirme yo también lo que parecía una eternidad en su boca.

Con su boca todavía sosteniendo mi suave pene, abrí los ojos y lo vi vestirse y tomar su condón y envoltorio usados. Sin palabras se deslizó por la puerta de atrás y silenciosamente caminó por la casa. Cuando se deslizó sin nombre en la oscuridad, mi esposa me miró con su sonrisa sexy y supe que en ese momento, había una luz brillante que nos exponía un mundo completamente nuevo.


Concurso de escritura erótica de SDC Primera experiencia de swing Experiencia del miembro

Esta historia fue presentada a nuestro concurso de escritura erótica SDC :
"Nuestra primera experiencia de swing" de uno de nuestros miembros.

¿Se siente inspirado? Esté atento a futuros anuncios de concursos aquí en SDC.com y en nuestra aplicación de citas eróticas , disponible tanto en Apple como en Android . ¡Regístrese y haga fluir sus jugos creativos! No podemos esperar para compartir sus humeantes historias  .


Member Story

¿Tiene una historia o experiencia que le gustaría compartir en SDC? Envíenos sus historias más sexys y picantes y entusiasme a otros usuarios.
MOSTRAR MÁS ...
0 Comentarios
  • Anónimo